Cinco consejos para proteger tu Wi-fi


Cuando se anda por la calle, pocas cosas dan más alegría que encontrarse con una red Wi-fi abierta desde la que poder conectarnos a Internet sin costo. ¿Pero qué pasa cuando tu eres del dueño de esa red? Para evitar  que se aprovechen de nuestro olvido de poner seguridad a nuestros accesos,  enumeramos cinco formas para proteger nuestro Wi-fi:

1. Utiliza siempre contraseñas (claves WEP o WPA)
Las empresas que ofrecen conexiones ADSL con routers Wi-Fi suelen instalarlos con una clave WEP o WPA. Suele ser una larga cadena de letras y números intercalados, que es difícil (pero ni mucho menos imposible) de desentrañar para un experto en informática. Aunque siempre existe la opción de cambiar la contraseña por una más sencilla, no es nada recomendable.

Además, no hace falta, ya que en la actualidad, los ordenadores, los móviles y demás dispositivos  que se pueden conectar a Internet mediante Wi-fi tienen la capacidad de recordar la contraseña. Así que sólo hace falta escribirla una vez y siempre estaremos conectados.

2. Activa el Firewall del router y los filtros MAC
Esta opción se complementa con la anterior para poner las cosas más difíciles a los hackers. Cada aparato conectado a una red Wi-fi tiene un número identificativo llamado MAC (Media Access Control), que funciona como una especie de matrícula. Se puede configurar el router para que sólo acepte intentos de conexiones de determinados aparatos, indicándole los MAC que queremos. Con el cortafuegos interno del router, evitaremos ataques externos de personas que intenten acceder a nuestra red.

Estas dos opciones se activan de diferentes maneras, dependiendo del operador y de la marca del router. Para poder hacerlo, lo más recomendable es llamar al servicio técnico de la empresa con la que tengamos contratado el servicio de ADSL y mirar las instrucciones del router. Lo malo es que el activar alguna de estas dos opciones puede suponer un quebradero de cabeza si se quiere usar internet para jugar a videojuegos (por ejemplo con la consola Xbox 360 y su plataforma Xbox Live) o si queremos conectar un aparato a nuestra red doméstica.

3. Convierte el SSID en invisible
Otra recomendación es la de desactivar la difusión del SSID, un sistema que sirve para localizar nuestra red en un aparato que se quiera conectar a través de un nombre. La invisibilidad del SSID hace que nuestra red Wi-fi no aparezca como una red en uso, y por tanto, no aparecerá en la lista de redes inalámbricas disponibles.

Desde el portal de configuración del router se puede activar esta opción. Para poder conectar cualquier aparato, debemos hacer visible el SSID o escribir el nombre de la red en el aparato que nos gustaría conectar a la red. Por ejemplo, en el iPhone y dentro del menú “Wi-Fi” en “Ajustes”, existe la posibilidad de conectarse a “Otra red”. Dentro, podremos escribir el nombre que le hayamos puesto a esta red invisible.

4. Asigna direcciones IP fijas a tus aparatos
Casi todas las redes Wi-fi domésticas asignan una dirección IP dinámica a los aparatos que se quieran conectar. Es como si automáticamente les dieran una puerta de acceso para poder conectarse a Internet.

Si queremos hacer más segura a nuestra red, lo ideal es activar la opción de IP fijas dentro del menú de configuración de nuestro router y también especificar qué direcciones IP tienen acceso a la red. Este tipo de direcciones son una cadena de número tipo 192.168.1.1. De esta forma y junto al filtrado MAC activo, conseguimos que los hackers tengan muy complicado acceder a nuestro Wi-fi.

5. No te conectes a redes Wi-fi sin seguridad
Si al principio de la entrada describía la felicidad que supone encontrarse con una red Wi-fi abierta, ahora toca hablar de los posibles peligros que supone esta acción. Algunas personas crean redes públicas sin ningún tipo de contraseña ni seguridad, para ser usadas como cebo. En el momento que alguien se conecta a ellas, los hackers tienen acceso a sus dispositivos.

Por ejemplo, si nos conectamos a una de esas redes abiertas, y entramos en la web de nuestro banco, los delincuentes podrían estar monitorizando esa actividad y tendrían nuestras claves de acceso a nuestra cuenta bancaria. O peor aún, podrían acceder a la caché de nuestros dispositivos, memoria que almacena datos como contraseñas y el historial de nuestro navegador, y hacerse con estos datos.

Visto en: Yahoo

Anuncios
Cinco consejos para proteger tu Wi-fi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s