Aumenta tu concentración con la “Técnica Pomodoro”


Imagina ese día en el que te pones a trabajar y no logras concentrarte por muchas cosas que intentas. Te sientes inquieto y hasta nervioso, hay tareas para hacer pero no te decides a empezar una, tu mente está dispersa y alborotada, tu cabeza va y viene en mil direcciones. ¿Cuándo fue la última vez que te pasó? ¿Cómo consigues vencer esos momentos?

Para esos casos, para esos días tan complicados, puedes utilizar la Técnica Pomodoro para aumentar tu capacidad de atención.

Hace sólo unos días escribía sobre la importancia capital que tiene la concentración, o la “concentra-atención”, como la renombraba yo. La Técnica Pomodoro facilita la concentración y la realización de tus tareas diarias. ¿En qué consiste?

La inventó en la década de los 80 Francesco Cirillo y cuenta con muchos seguidores que la utilizan a diario como forma habitual de trabajo, y no sólo cuando tienen problemas de concentración. Yo, personalmente, la utilizo únicamente cuando la necesito, cuando estoy “gravemente disperso”… y ¡funciona!

Dos fundamentos clave

Para empezar a comprender esta técnica, quédate en primer lugar con estas dos ideas principales:

  1. Las tareas se hacen en bloques de tiempo de 25 minutos.
  2. Cada 25 minutos tienes que hacer un breve descanso de 5 minutos.

Empezando con Pomodoro

Lo bueno de esta técnica es que puedes empezar a practicarla hoy mismo, ahora. Apenas hay curva de aprendizaje y necesitas muy poco para ponerla en marcha.

En primer lugar tienes que elegir la tarea con la que te vas a poner. Si es una tarea mediana o grande que naturalmente te va a llevar más de 25 minutos, divídela en bloques menores.

Luego fija el temporizador a 25 minutos y ponlo en marcha. Trabaja en esa tarea sin parar, totalmente despreocupado del reloj. Trabaja a tope durante esos pocos minutos.

Una vez transcurrido el tiempo, y en cuanto suene la alarma, para inmediatamente y haz una pausa de 5 minutos.

Luego regresa a tus tareas y sigue trabajando en bloques de 25 minutos. Al cabo de dos horas, es decir, 4 bloques, haz un descanso más prolongado de 15 ó 20 minutos.

¿Un temporizador?

Evidentemente necesitarás un reloj con cuenta regresiva para fijar, iniciar, pausar y reiniciar tanto los bloques de 25 minutos como las pausas de 5 minutos.

Puedes utilizar desde un reloj convencional hasta una aplicación de escritorio o una aplicación web. Te recomiendo una aplicación porque ya vienen preparadas (con los tiempos de trabajo y pausa) y sólo tienes que descargarlas e instalarlas para empezar.

Personalmente utilizo Focus Booster que sirve para Adobe Air. Pero hay montones de alternativas para elegir. Aplicaciones para Windows, Mac, Linux, tu móvil y web, como decía. Basta con que busques “Pomodoro Timers” en Google y verás la cantidad de resultados que te salen.

Mucho más por descubrir

La Técnica Pomodoro es mucho más de lo que he contado. Sólo te he trazado las lineas generales pero suficientes para empezar con ella desde hoy mismo. Si estás interesado en profundizar en ella puedes descargar gratuitamente el ebook. Como decía hay muchas personas que ya sólo trabajan así, y gestionan y hacen sus tareas diarias de este modo.

Yo, personalmente, lo encuentro algo incómodo y sólo recurro a esta técnica en los días como los que describía al principio. Pero precisamente por eso me gusta y te hablo de Pomodoro, porque es complementaria a tus otros hábitos de trabajo y puede desatascar un día complicado.

Visto en: http://thinkwasabi.com/

Anuncios
Aumenta tu concentración con la “Técnica Pomodoro”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s