La princesa y el programador


Iba un hombre cruzando la calle cuando se encontró a una rana, que lo llamó y le dijo:
—Si me besas, me convierto en una hermosa princesa.
El hombre recogió a la rana y se la metió al bolsillo.
La rana volvió a hablar:
—Si me besas y me conviertes en una hermosa princesa, les hablaré a todos de tu inteligencia y valentía, y les diré que eres mi héroe.
El hombre sacó a la rana de su bolsillo, le sonrió y se la volvió a guardar.
La rana insistió:
—Si me besas y me conviertes en una hermosa princesa, seré tu fiel acompañante una semana.
El hombre volvió a sacarla de su bolsillo, le sonrió una vez más y la volvió a guardar.
Esta vez la rana gritó:
—Si me besas y me conviertes en una hermosa princesa, me quedaré contigo durante un año ¡y haré todo lo que me pidas!
De nuevo el hombre la sacó de su bolsillo, le sonrió y la volvió a guardar.
Finalmente la rana le preguntó:
—¿Pero qué pasa? Ya te dije que soy una hermosa princesa, que me quedaré contigo un año y que haré lo que me pidas. ¿Por qué no me besas?
Y el hombre le dijo:
—Mira, soy programador de computadoras. No tengo tiempo para una novia, pero tener una rana que habla es muy divertido.

La princesa y el programador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s